viernes, 11 de abril de 2014

Sentada a tu lado




Sentada a tu lado 
en silencio, te miro.

Tus ojos cristalinos
se sumergen en los míos,
mi ser turbulento
se cruza en tu camino
y mis hondos suspiros
los hallo dormidos.

Enredados en tus manos
mis dedos peregrinos,
el fuego de tu aliento
me roba hasta el sentido
y mis lejanos sueños
se quedan suspendidos.

Sentada a tu lado
en silencio, te miro.

El néctar de tus labios
endulza mis lamentos,
tus salmos y mi canto
se abrazan con el viento,
fundiéndose los besos,
entregándose contentos

Abriéndote los brazos,
meciendo los recuerdos,
la furia del deseo
rugiendo desde dentro,
perdidos en los prados
de nuestros dos cuerpos.

Sentada a tu lado
en silencio, te miro.