lunes, 7 de abril de 2014

Muda Despedida






No hubo besos
ni roces, ni abrazos,
solo tu mirada
adentrándose en la mía

No hubo palabras
ni llanto, ni risas,
solo nuestras almas
acercándose a la vida.

No hubo lamentos
ni reproches, ni recuerdos,
solo mi plegaria 
esperando ser oída.

No hubo nostalgias
ni espera, ni esperanzas,
solo nuestras penas
y una muda despedida.