viernes, 25 de julio de 2014

Mar





Si tuviera que ponerte
un nombre,
te llamaría Mar.

Porque siempre vas y vienes
a sitios distintos
para acabar en una misma 
playa, tú.

Porque no se sabe donde terminas
y te confundes con el horizonte.
Porque si se te ve desde lejos
eres azul
y de cerca verde.

Porque en calma
eres tu espejo, y en él,
asoma la tormenta.
Porque estás enamorada 
de todos los seres que en ti viven.

Porque todos los que de ti
conocen la belleza que se ve
desde la playa, no te merecen.
Porque solo los pescadores submarinos
pueden herirte.

Porque nadie, mi pescador,
sabe quererte,
y porque solo yo
sé definirte.

Si tuviera que ponerte
un nombre,
te llamaría Mar.