martes, 10 de junio de 2014

Amor truncado






Espero entre los arbustos
la llegada de mi amado
para en el amor fundirnos
y perdernos en el espacio.

Me acurruco en su pecho
extasiada por la luna
es tan cálido este lecho...
suave seda, blanca espuma.

Me inunda al amanecer
enredándome en sus labios,
destinada a enloquecer,
hechizada en sus encantos.

En el silencio de la noche
se retuerce la madrugada
agitada por el derroche
de tanta pasión desbocada.

Caminamos muy de mañana
entre olivos y viñedos,
el corazón que se ufana,
adormeciéndose los miedos.

Acechante el atardecer
sobresalta nuestro empeño
presuroso a languidecer
la belleza de nuestro sueño.

No pudo ser... amor amado,
nos rompieron en mil pedazos,
entre sombras quedo pactado,
¡Muerte a los enamorados!