viernes, 3 de octubre de 2014

En la taberna




¡Camarero! hágame el favor,
sírvame una copa de vino
necesito ahogar mi dolor
y retar en duelo al destino

Añada también un aguardiente,
un orujo, para los valientes,
aún tengo asuntos pendientes,
luchas entre corazón y mente

Preciso sofocar este ardor
que está consumiendo mi cuerpo,
avanzan las manillas sin pudor,
se está agotando mi tiempo.

Y un vodka para olvidarme
de mis absurdas indecisiones,
cobardía y lamentaciones,
mil excusas para no quedarme.

Camarero, ¿me hace el favor?
no atienda a mi desatino
déme la cuenta sin ningún rubor
y un whisky para el camino.


*Quiero dar las gracias a mi querido amigo y artista Luis Muriel, por cederme esta pieza de su obra pictórica.