viernes, 26 de septiembre de 2014

Anillos de oro





Contigo ambicioné el mundo
y vivir intensamente,
condensé en un breve espacio
alma, corazón y mente.

Intenté soltar escollos
de esta vida equivocada,
dejar de lado los llantos
hacer de tu corazón, mi casa.

Soñé zarpar en velero,
izar las velas, los mares surcar,
hasta encontrar un puerto
donde echar el ancla, mi hogar.

El amor, no es 
un anillo de oro,
como símbolo de felicidad.

Dejé mis ropas colgadas
en eso que llaman seguridad,
alejada de miradas,
navegando en la oscuridad.

Partí sin un rumbo fijo,
como brújula... mi esperanza,
mi timón es tu camino
y en el mástil, mi añoranza.

Contigo amanece el día,
despierto de mi letargo,
eres mi ansiada ambrosía
y mi sueño más amargo.

El amor, no es
un anillo de oro
como símbolo de felicidad.