jueves, 22 de mayo de 2014

Hace pocas horas




     Hace pocas horas, las nubes cubrían los árboles y las cimas de las montañas estaban cegadas con la bruma que las envolvía. Hace pocas horas...
     El sol emergió por nuestro cielo y resplandeció por cada rincón de mi vida, cálido, brillante, irradiando energía y bienestar.
     Hace pocas horas, recuerdo que tropecé y me caí y el dolor fue inmenso, penetrante y duro. De ese tipo que no olvidas, de esa clase para la que no encuentras consuelo, ni tiritas, ni desinfectante, ni antiinflamatorio que te calme. La vida me proporcionó un bálsamo para mis heridas, me infundió sabiduría para encontrar soluciones, me dio la fuerza para levantarme y aún con dolor, seguir caminando.
     Hace pocas horas alguien me traicionó y me partió en dos y mis dos mitades se quedaron desconsoladas, vacías y atormentadas. En un recóndito cajoncito de mi corazón, encontré un ungüento mágico, me pegué, me recompuse y aunque con cicatrices y puntadas mal dadas, aquí estoy, frente al mundo y dispuesta a seguir luchando.
     Hace pocas horas, entendí y comprendí que yo, soy una luchadora y que a pesar de todas las zancadillas que la vida me ponga, las salvaré, las saltaré y las esquivaré y si no lo logró y caigo, tendré el ánimo y la valentía para seguir adelante. Y con más o menos gracia, iniciar la marcha sin mirar hacia atrás ni para tomar impulso. Y aunque cojee, aunque mi caminar sea torpe, seguiré andando y recorriendo cada paso de mi existencia con optimismo.
     Hace pocas horas...

     "Lo importante es dejar en el pasado momentos de la vida que ya se han acabado". Paulo Coelho.