lunes, 27 de abril de 2015

Volver







Lucía acarició la cabeza de su padre con una extrema suavidad, con una ternura infinita, con todo el amor que tenía encerrado en su pecho. 
Tumbado en la cama, su padre enfermo, respiraba con dificultad y con la voz entrecortada se le oía decir muy bajito : 

-Esta humedad, esta isla...

-Papá, no te preocupes, yo te abrazo y ya verás como al abrigo de mis brazos, no tienes frío. Yo te abrazo papá... 
Tu quisiste vivir aquí, cerca del mar, te gustaba sentir el vaivén de las olas, escuchar su acompasado sonido, sentarte en tu mecedora y notar los rayos del sol acariciando tu piel. ¿Recuerdas papá?

-Lucía, creo que el fantasma del olvido ha vuelto a visitarme, lo siento hija...

-Tranquilo, no pasa nada

-Lucía, cántame esa canción... 

-¿Que canción papá? ¿Volver?

Mientras Lucía cantaba por Carlos Gardel con lágrimas en los ojos, su padre sonreía y apretaba su mano.