lunes, 4 de agosto de 2014

Cobardía






¿Que te sucede corazón?
¿Que te ocurre alma mía?
No podéis vivir así
con amargura y agonía.

Sí, me oísteis bien, agonía.

La agonía de unas lágrimas
que se resisten a brotar,
la sonrisa de unos ojos
a los que os queréis cerrar.

La agonía de unas manos
temblando al acariciar,
el lamento de unos labios
a los que deseáis besar.

¿Que te ocurre corazón?
¿Que te sucede alma mía?
No podéis vivir así,
con amargura y agonía.

Sí, me oísteis bien, amargura.

La amargura de unos sueños
que quieran resplandecer,
las plegarias de dos cuerpos
queriéndose conocer.

La amargura de un deseo
que pretendéis reprimir,
el clamor de sentimientos
que enloquecen por vivir.

¿Que te sucede corazón?
¿Que te ocurre alma mía?
Gritad al viento ese amor, por Dios!
Que no muera por cobardía.