martes, 10 de febrero de 2015

María




María se ha hecho adulta
a traición, con alevosía,
se le han llenado los ojos
de dolor y de alegría.

María escudriña el pasado
con rencor e ironía
se le empapa el cristalino
se le nubla su agonía.

Porque han pasado los años
porque dejó atrás a la niña
aprendió con desengaños
y bailó sin melodía.

María sueña despierta
recorre paisajes robados
desiertos de arena blanca
y campos abandonados.

María se bebe la vida
se atraganta a cada paso,
el sol que la ilumina
huye esquivo, en el ocaso.

Se le quiebran las palabras
se retuercen los fracasos
y pare nuevas plegarias
desterrando viejos salmos.

María tras la ventana
acuna el dolor con llanto,
adormecida, esperanzada,
cansada por el quebranto.

María se ha hecho vieja
se le han pasado los años,
María ya no se queja...
se reconcilió con su pasado.

Se ha perdonado todo
la paz le besa los labios,
ya no hay rabia, ni quejido,
el olvido borrará sus pasos.