jueves, 15 de enero de 2015

Secretos del alma



Dura es la espera
en las lagunas profundas
oscuras y tremebundas,
acariciando las dudas
mi corazón desespera.

Triste condena
pues sumerjo mis penas
atadas a tus cadenas,
desterrada a las arenas
como una frágil sirena.

Paisajes que retoma
mi torturada memoria,
agitándose como una noria
y al pie, una dedicatoria
de una pasión que asoma.

Espejos en la sombra
reflejando una quimera,
esperanza traicionera
con su porte de altanera
escuchando al que te nombra.

Lamentos de tristeza
por las horas perdidas
recomponiendo las bridas
entre pasadas vidas
se esquivaron con destreza.

Sollozos del alma...
las preguntas calladas
sobre etapas pasadas
se descubren aladas,
sobreviene la calma.

Y el dolor que se enjuga
sobre un lecho de rapa,
el amor que te atrapa
y te une cual lapa,
y te tienta a la fuga.

El amor que te llama,
que te nombra y te encuentra
y te sientes contenta,
le brindas tu ofrenda,
y gozoso te aclama.